Compartir

Recuerdo que de pequeña me emocionaba que llegara el día de mi cumpleaños, no tanto por el pastel que siempre era hecho por mi mamá, o por la fiesta o reunión para festejar con mis seres queridos, sino porque sabía que en mi cumpleaños recibiría una tarjeta de mi mamá y papá.Y me gustaba pensar en que personaje escogerían ese año para mí.

Cuando estaba en la preparatoria, estudié en un internado, la mayoría de los que estudiaban, venían de provincia y podíamos salir un par de veces al mes, así que lo más seguro es que para tu cumpleaños recibirías un separador o una tarjeta comprada en la cooperativa de la escuela. Incluso para el 14 de febrero había un gran intercambio de tarjetas hechas a mano, donde un amigo secreto te dejaba cartitas durante la semana de San Valentín. Como me encantaba hacer tarjetas originales y creativas para regalar. Que buenos tiempos aquellos!

Incluso recuerdo que en la universidad rara vez llegaba a no tener alguna clase y debido a que no había mucho que hacer ahí (estudie en un hospital, no era un campus muy entretenido para pasar el rato en horas muertas de clase), siempre llevaba un libro para leer entre clase y clase.

Mi primera tarjeta interactiva, esta la hice en el 2006 aproximadamente

En una ocasión no tenía ganas de leer y me puse a hacer una tarjeta de las que ahora llamaríamos interactivas, con el material que tenía a la mano. La realidad es que, ahora que lo pienso siempre me ha gustado hacer, regalar y recibir tarjetas.

Sólo tenía unos cuantos materiales a la mano

Así que creo que por eso cuando conocí el scrapbooking y empezar a hacer mis Layouts, lo siguiente que llamó mi atención fueron los materiales tan bonitos para hacer tarjetas. Inicié con tarjetas sencillas hechas con papeles decorados y alguno que otro sello. Y después conocí los sets de sellos de foto polímero y empezó a crecer mi colección de sellos.

Me encanta tomar esos materiales, tener una idea en mente y poderla materializar. Porque sé que eventualmente esa tarjeta llegará a una persona, y aunque sea un pequeño detalle, el proceso detrás de cada tarjeta implica que has puesto de tu tiempo, creatividad y cariño en ella.

Así que sigamos haciendo tarjetas hechas a mano, no importa si no tienes los materiales más complejos, siempre y cuando sea hecho a mano, estará hecho con amor.

Ahora tenemos un grupo de Facebook, si no te has unido, te invito a que lo hagas, ya que estaré subiendo en estos días la primera dinámica y será precisamente, un intercambio de tarjetas.

Gracias por leerme.

Rebe

Categorías: Sobre Papelmanía Mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 5 = 50

Necesita ayuda? Chatea