Compartir

Cuando era pequeña mi papá y mamá solían regalarme una tarjeta en mi cumpleaños dedicada, aún a la fecha tengo algunas de esas bellas tarjetas, que ahora con la partida de mi papá se han vuelto un verdadero tesoro. El regalar tarjetas en ocasiones especiales era una costumbre muy arraigada, al menos hasta mi adolescencia (que yo recuerde), sin embargo con el avance de la tecnología, esa tradición ha ido disminuyendo cada vez más. Las tarjetas electrónicas primero y últimamente una sola imagen por medio de Whattsapp han desplazado a la emoción que era abrir un sobre con una bonita tarjeta y un mensaje escrito a mano dentro de ella. Ya ni hablemos de las tarjetas hechas a mano, tal vez la única época de nuestra vida en que cobran sentido es en la infancia, cuando los maestros nos ponen a hacer una para el día de las madres o 14 de febrero, con un poco de suerte, para el día del padre.

Hace algunos años, descubrí el maravilloso mundo del scrapbook, el cual me cautivó con sus herramientas y técnicas para preservar las fotos y recuerdos, pero lo que más me cautivó en los últimos dos años, fue descubrir el mundo de las tarjetas hechas a mano.

 

Recuerdo que mis ratos libres los pasaba viendo videos, tratando de entender las técnicas que utilizaban para crear hermosas tarjetas hechas a mano, porque ¿para que pagar $60 por una tarjeta impresa, si puedes gastar miles de pesos en hacer una? (jajaja)

Mi hermano me seguía repitiendo: “¿De que te sirve hacer tanta tarjetita?…..por meses me hice la misma pregunta y sólo encontraba como respuesta la satisfacción que me daba hacer algo lindo con mis propias manos. Más adelante, cuando a mi juicio, fui mejorando, empecé a regalarle tarjetas a mi esposo, su cara de asombro era mi única y suficiente paga de las horas en la noche después del trabajo y el mucho dinero invertido en tintas, sellos y demás…..especialmente sellos.

Entonces, a finales del año pasado, se me ocurrió una idea: hacer tarjetas, muchas tarjetas e ir a donarlas a un hospital, donde hubiese niños hospitalizados que pasarían la navidad lejos de casa…..o tal vez en un piso que se había convertido en su hogar. En resumidas cuentas necesitaba hacer al menos 50, esa era mi meta, tenía menos de 1 mes. Así que pedí ayuda de mis amigos y familiares vendiendoles algunas tarjetas para poder comprar más papel, mucho papel y lo necesario para cumplir mi meta.

El proceso fue largo y muy cansado, más porque era poco el tiempo que tenía para hacerlo. Incluso en el aeropuerto, después del trabajo, a altas horas de la noche me ponía a iluminar.

Incluso mi perrita tenía que esperar a que terminara de colorear para que pudiese jugar con ella. Mi familia en ocasiones decidió ayudarme a colorear y recortar después de nuestras reuniones dominicales.

El día llegó: 25 de diciembre, tenía todas mis tarjetas listas, muchas horas de esfuerzo, llegaban a su fin, pero una hermosa recompensa: saber que esas tarjetas alegrarían el corazón de alguien que definitivamente necesitaba un poco de bondad en su vida.

 

Fue una experiencia maravillosa, este año quiero repetirla. Porque creo en verdad que la bondad también está hecha a mano y al dar un poco de nosotros mismos, de nuestro tiempo y talentos podemos iluminar la vida de otros.

Tengo en mente un GRAN proyecto para este año. Seguramente tú que estás leyendo esto ya hagas mucho por las personas que te rodean, si no es así o quieres unirte a mi, te invito a que si haces tarjetas como yo, ya sea por afición o por terapia; hagas unas extras para donar a gente que no pasará la navidad en sus hogares debido a cuestiones de salud.

Si te animas, permanece pendiente de una convocatoria que estaré subiendo pronto por aquí donde te explico en que consistirá las “Tarjetitas con causa” del 2018.

Gracias por leerme

Rebe


2 comentarios

Mónica · 19 enero, 2018 a las 7:38 pm

Excelente idea. Súper apuntada. Tú me dices cuando

Garrett · 24 enero, 2018 a las 6:00 am

A person necessarily assist to make significantly posts I’d state. This is the first time I frequented your web page and up to now? I surprised with the analysis you made to create this actual put up incredible. Fantastic activity!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *